Hasta mañana

Just another WordPress.com weblog

“Tienes tantas cosas de que disfrutar, tanto que vivir y tanto que hacer”. octubre 31, 2008

Filed under: Uncategorized — shimatsuno @ 2:55 am

 

Se que no fue fácil… pero también se que todo tiene una razón de ser. Ahora sólo quiero que sigas tu camino, que aprendas como yo tuve que aprender. Sigue adelante, todavía falta mucho por caminar. No entiendes qué sucede ni por qué sucede… pero alguien me dijo una vez: nunca hay que entender todo…siempre hay que dejar un poco en duda.

Estoy segura que encontrarás lo que buscas… disculpa, pero aquí ya no está o, quizás, acaba de irse. Sí, lo estuvo mucho tiempo, pero ahora ya tomó otro rumbo. No creo que lo alcanzes, porque no dejó dicho dónde iría… sólo dijo: hasta otro momento exactamente no sé cuándo.

Ah!Dejó un mensaje más. Me dijo que siempre debías ser feliz… que debías creer en ti, que debías ser fuerte como le enseñaste a serlo. También dijo que había que disfrutar del día a día y aprender de cada cosa. Me pidió que nunca dejaras de cumplir con tus deberes, lo sé, se que da flojera. Dijo que siempre te creería y confiaría en ti, sólo que ahora tenía que irse por un tiempo: ya regresará.

Solías ser su muchachito punk… (no te olvides!) Dijo una cosa más (lo sacó de una canción… ya sabes cómo es con sus canciones): “Y ahora que ya no estoy junto a ti… te cuidaré desde aquí!”

Cuidate y mucha suerte!

-Xanxis-.

 

Bis… dann! octubre 30, 2008

Filed under: Uncategorized — shimatsuno @ 4:31 am

Hoy, mejor dicho ayer, te fuiste. Sí, te fuiste y nunca regresarás. Ese nunca suena pésimo, pero tú sabes que ya estás en esa “tierra lejana”, claro que para otros se llama cielo, paraíso, y demás; pero para mí: “tierra lejana”.

Fui hoy a verte, en realidad quería ir mañana, pero ya no será posible. No te pude ver, pero sabía que estabas ahí.

Aprendí varias cosas de ti. Se que debo de hacer caso a mis sueños… Gracias, no los dejaré de lado. Si alguna vez vuelvo a Alemania, me acordaré de ti.

 

Esta vez ya no podré decir “hasta mañana” como el nombre de este blog… Sólo diré: hasta ese gran día donde nos volvamos a encontrar, tío.

Vielen Dank! Bis… dann!

 

Respuesta a la carta de Catita (La casa de cartón – Martín Adán) octubre 24, 2008

Filed under: Uncategorized — shimatsuno @ 5:38 am

Hoy he leído un libro: “La casa de cartón” de Martín Adán. Hubo algo que me llamó la atención. Lo copiaré aquí para compartirlo. Es bonito.

“He recibido una carta de Catita. Nada me dice en ella sino que quiere verme con la cara triste. Es una carta larga, temblona, en la que una muchacha núbil tira de las orejas al amor con los dedos tan seguros, tan lentos […].

¿Qué he de hacer con tu carta? A esta hora me es imposible de toda imposibilidad, entristecerme. Yo soy feliz a esta hora – es un habito mío-. Un bote pescador a la altura de Miraflores, saluda con el pañuelo blanco de su vela, tan inútil en esta atmósfera inmóvil, linda, como pintada por un mal pintor. Ese saludo es un saludo a nadie, y esa alegría, alegría de disparate, de pequeñez, de retorno, de humildad… […]. ¿Ves, Catita? Tú no ves nada porque no estás conmigo en el malecón; pero yo te juro que es así. A mí, en la tarde, frente al mar, el alma se me pone buena, chica, tonta, humana, y se me alegra con los botes pescadores que despliegan la broma de sus velas […]. Y ahora, súbitamente, me siento un niño terrible, y me niego a beber la taza de leche del cielo porque no tiene azúcar. […] Quizá tu estrella se dulcificaría si yo endulzara el cielo con azúcar – tu estrella, tan amarga; tu estrella, […] que se enamora de los cometas imposibles; tu estrella, que te lleva por malos caminos de amor-. ¿Has oído, Catita? Yo no puedo entristecerme a esta hora – a esta hora, la única de todas las del día en que soy feliz, inconsciente, como los niños; mi hora de tontería; mi hora, Catita -. […]. Sí, Catita, es verdad, pero yo no soy un hombre triste. Así como estoy a esta hora – tonto y alegre – así estoy casi todo el día. Yo soy un muchacho risueño. Nací con la boca alegre. Mi vida es una boca que habla, que come y que sonríe. Yo no creo en la astrología. Acepto que haya estrellas tristes y estrellas alegres. Hasta afirmo que las estrellas tristes son un excelente motivo de soneto catorcesílabo. Pero no creo que nuestra vida tenga relación alguna con las estrellas. ¡Ah, Catita!, la vida no es un río que corre: la vida es una charca que se corrompe. En el día, los mismos árboles, el mismo cielo, el mismo día se refleja en ella. En la noche – siempre las mismas estrellas, la misma luna, la misma noche -. A veces un rostro desconocido – un muchacho, un poeta, una mujer – se refleja – tanto más sombría cuanto más viejo es el charco – y el rostro después desaparece, porque no eternamente va a estar un rostro contemplándose en un charco. Y el rostro se contempla a sí mismo. […] Sí, Catita. Pero algunas vidas no son un charco, sino un lago, un mar, un océano, donde solo se miran el cielo y las montañas, las nubes, grandes barcos. […] Así es mi vida Catita – un charquito en una playa -, ya vés tú que no puedo entristecerme. Me deshace el pleamar, pero otro niño novillero me cava otra vez en otro punto de la playa, y yo no existo por algunos días, y en ellos aprendo siempre de nuevo la alegría de no existir y la de resucitar. […] ¡Ah, Catita, no leas libros tristes y los alegres tampoco los leas! No hay más alegría que la de ser un hoyito lleno de agua del mar en una playa, un hoyito que deshace el pleamar, un hoyito lleno de agua del mar en que flota un barquito de papel. […] Catita, no leas el destino en las estrellas. Ellas saben de él tan poco como tú. […] Lo que tú decifras en ellas no son sino tus propias inquietudes, tus alegrías, tus tristezas. Las estrellas tienen, además, una belleza demasiado provinciana, yo no sé… demasiado ingenua, demasiado verdadera… Las pobres imitan la manera de mirar de vosotras. Tu estrella no es, sin duda, sino una estrella que mira como tú miras, y su parpadeo no es sino fatiga de mirar de una manera que nada tiene que ver con sus sentimientos. Catita… Catita… ¿Por qué ha de estar tu destino en el cielo? Tu destino está aquí en la Tierra, y yo lo tengo en mis manos, y yo siento un terrible deseo de arrojarlo al mar, por sobre la baranda. Pero no. ¿Qué serías tú sin tu destino? Tu destino acaso es ser un charquito en una playa del mar, un charquito lleno de agua del mar, pero sí un charquito en que hay, no un barquito de papel, sino un pececito que arrojó en él una ola gorda y bruta.”

 

Tu familia… aunque no lo creas, no te abandona.

Filed under: Uncategorized — shimatsuno @ 4:53 am

Sé que ahora nos estarás odiando y pensarás que somos tus mayores enemigas. Pero no… Somos tu familia, los seres que más te quieren y aman en este mundo. Somos las personas que se alegran con tus alegrías y quieren tu felicidad. No queremos que pienses que te odiamos, al contrario, piensa que no queremos tu tristeza: queremos que seas feliz, que estes feliz.

El stress consume y mata, lo sabemos. Y no queremos que te haga algo. A veces pienso que estamos siendo sobreprotectoras… pero qué importa: somos tus fieles amigas y enemigas 🙂 (lo de enemigas es sólo para completar una extraña oración).

Queremos lo mejor para ti, pero tampoco crearemos una burbuja de una vida. Sabemos que la realidad es dura y golpea muy fuerte: no queremos que tengas moretones de vida, sino lecciones de cada día.

Te pasaré el link, si lo lees, gracias; y si no, bueno, ya algún día entenderás.

Hace un rato me acordé de “OHANA” significa familia y tu familia no te abandona ni olvida. Ojalá entiendas lo que quiero decirte. Si lloras, hazlo porque estás en tu derecho. Si ríes, hazlo porque reír es una vitamina fuerte. Si gritas, grita hasta los cielos: que Saturno lo escuche. Si te caes, no te preocupes, aquí estaremos.

Te queremos cakita, entiéndelo. Nunca te olvides de que estaremos aquí.

Somos eso… Tu familia, tu “Ohana”.

 

Quiero irme… octubre 23, 2008

Filed under: Uncategorized — shimatsuno @ 12:19 am

Volví a leer tu carta. Sí sí, la leí de nuevo. Me di cuenta de cuánto han cambiado las cosas, cómo ahora cada uno sigue adelante.

Tu regalo está en mi cuarto, ahí lo tengo, no pienses que lo he botado. Pero, ¿por qué un regalo tan significativo? No lo sé. Mejor dicho, sí lo sé. Sabes que con ese regalo pensaré todo el tiempo en todas las cosas. Lo sabes tú y lo sé yo.

Franco me dijo que hablara contigo, pero yo no quiero. Prefiero seguir así, tranquila.

Me duele la cabeza, todo el día me ha dolido la cabeza. Pienso en tantas cosas, quisiera por momentos dejar de pensar en todas esas cosas que me revuelven el cerebro.

Estoy cansada del día, de hablar. Miro a todos en este salón: cada uno habla de un tema diferente y otros, bueno, en su soledad se entienden. Yo estoy sentada en una esquina de la clase, claro, porque necesito un enchufe para conectar la laptop. Desde esta esquina puedo ver todo.

Sólo quiero regresar a mi casa y dormir. Dormir hasta que ya no tenga sueño, dormir hasta que me despierte y ya no esté aquí, sino muy lejos. Algunos días siento que debo irme, que debo viajar muy lejos y por un tiempo muy largo. Si viajo, lo siento, no te diré nada. Suena estúpido, pero no lo haré.

Hoy busqué información sobre intercambios. Ya me enviarán un folleto. Ojalá las cosas salgan como quiero. Si me voy, sólo quiero que sepas que fue un gusto conocerte.

 

Ese “mágico” ideal… octubre 22, 2008

Filed under: Uncategorized — shimatsuno @ 3:36 am
Para empezar quisiera abrir mi corazón.
Si alcanza el tiempo tal vez haga una canción.
Sentir la vida eso si es fundamental.
No esconder nada, cantar lo que hay que cantar.
Tiene sentido si la magia esta en el ser,
Ser uno mismo, ser un mágico, mágico ideal
Un magico ideal…
Para cantar hay que tener mucha pasión.
Sentir la vida con amor con devoción.
Pequeña nuez con un suspiro se partió.

Esta canción es genial. Borré una parte porque no tiene mucho que ver con lo que estoy pensando ahora. Hoy veía las fotos de mi cumpleaños, nuevamente claro. Son muy graciosas. La gente está muy loca. Como dice esta canción: ser uno mismo… ser un mágico ideal.
Con mis 18 años estoy entendiendo que ser uno mismo es lo bueno. No esconderse y decir lo que uno siente, lo que uno piensa.
No escribo genial, ni tampoco me considero lo máximo. Escribo porque siento, escribo porque creo, escribo porque es parte de eso… de ese mágico ideal.
 

Es cuestión, quizás, de intentar… octubre 21, 2008

Filed under: Uncategorized — shimatsuno @ 5:16 am

Ayer fue mi cumple. El sábado lo celebré. Hoy saqué el DNI.

Por el dni, bueno… una cola interminable, aburrido, agotador. Hubo una sorpresa: El loco (aldo) apareció de la tierra, jaja no mentira. Fue a acompañar a su amigo y nos encontramos ahí. Después nos fuimos a las divertidas clases de mate de 6 a 8 :)!

Bueno… el sábado la pasé genial!! Me divertí mucho y agradezco a todos los que fueron hasta mi lejana tierra!! y los que no llegaron… ya fue peS! jaja.

Hoy sólo quiero escribir algo sencillo y decirle algo a alguien (sé que no sabrás que escribí esto pero ahí va!)…

Esa noche me dijiste algo muy lindo y en mi mente me preguntaba si lo decías de corazón o era el efecto del alcohol. Al día siguiente me lo repetiste y pensé que era la resaca. Hoy, te lo pregunté y sólo respondiste: ya dije lo que te tenía que decir.

Yo se que sucedió de la manera más extraña e inesperada. El tiempo avanzó y ahora aquí estamos. Uno ayudando al otro, y viceversa, para seguir en nuestra lucha interminable. Eres un gran apoyo y espero que sepas que conmigo contarás siempre.

Nos vemos… Hasta mañana. Ah! Gracias por todo, mi querido ordinario. 🙂